Make your own free website on Tripod.com

 

 

 México, DF a 27 de febrero de 2001

 

                 Querida Paulina:

 

  Te mando estas líneas para saludarte y desearte una feliz navidad. Deseo que cuando las leas te encuentres bien de salud. Yo por aquí no hago más que anhelar las horas que pasamos juntos. Quiero que sepas que eres lo que más extraño de mi América natal.

 

 Tus cuidados y caricias me mantuvieron vivo el tiempo que estuve enfermo. Y recuerdo la dulce miel de los besos que unieron nuestros labios y nuestros corazones ya que sané. No tengo ansia de otro alimento que no sea tu boca. Tu retrato ilumina el frío recinto de mi habitación y aparece en el rostro de cada mujer que veo por la calle.

 

 Te quiero, te quiero de verdad y necesito estar junto a ti. Sufro por tu ausencia, me falta la respiración que sólo puedo recibir al contacto con tu tersa piel. Me despido, sólo puedo escribir que ardo en deseos de verte.

 

 

 

 

J

 

 

 

 

ãJORGE GULÍAS MERELLES